como fenx en llamas, con alas rotas, con dientes que arañan y uñas que cortan


Nunca te pedí, seda, ni oro
Menos manos con plomo,
Nunca te pedí la luna, ni su luz en las ventanas
Nunca te pedí, ni las escaleras que solas te llevaban
Ni cárceles adornadas de electrodomésticos,
ni anillos, ni títulos en libretas firmadas,
yo busco despertarme un par de veces en tus mañanas
pero nunca doy con las llaves de tu alma.
Nunca es mía, ni tu sonrisa, ni tus ganas,
ni tus musas,
ni las melodías que desprende tu guitarra.
Me sigo enredando y afianzando en tus palabras
Pero sos vos el que no se encontraba en mi mirada
Y soy yo la que tiene la certeza de ser amada
Tu cabeza, juega malas pasadas.
Y tengo escalofríos,
tengo magias,
tengo entuertos,
tengo del árbol de la sabiduría
la sabia, y la respuesta para la esfinge dorada.
los días me dan guerra y las noches no dan tregua,
irrefrenable el camino de la orbita circundante,
Siempre estuve en tu piel enraizada,
Y siempre te escribí poesías,
como si de tu presencia no supiera nada.
y a veces pierdo la esperanza de amarte
y a veces te gano una batalla que nunca sirve de nada.
nunca es mío, ni tu ronroneo, ni tu atajo,
ni tu corazón, ni tu regazo,
tengo la armadura oxidada
pero intacta,
tengo el cáliz santo, tengo la espada sacra,
ya baje a cinco infiernos
pero me falta la leyenda alada.
y a veces pierdo el camino de tus sabanas
y a veces encuentro la frase perfecta q solo obtiene un “gracias”,
nunca es mía tu mirada enamorada,
ni tu deseos, ni tus palabras,
yo soy rica en casi todo, menos en finanzas,
pero me falta tu carita pidiéndome lo contrario de la rabia
Y de tanto saltar de duelo en duelo
Me fui arrancando tu perfil de lana
Me apuntaste a los ojos, y te dispare al alma
tengo fuerzas extraordinarias,
tengo bien de amores,
tengo juegos, y sabores,
tengo olvido y desapego en dosis sobradas,
y a veces pierdo la razón de no esperarte,
y a veces encuentro la manera de ya nunca mas soñarte
Se de tu entuerto, de tu angustia comiéndote el pecho
Se de tus rodillas cansadas de dar contra el cemento
Se de tu hueco en el aire que no exhalan tus puedos
Se que te vienen fuerzas, que te nacen del odio
Y por eso, te daba la espalda
No siempre se puede ser madre, y amada.
Y se que no siempre fue mi imagen la que se acomodo en tu almohada
mientras…
los días me dan guerra y las noches no dan tregua,
irrefrenable el camino de la orbita circundante
sigo invirtiendo pasos en blancas paginas saladas
Sigo soñando el semblante de tu estocada
Sigo esperando salir de la rutina y ver tu cara
Pero las puertas de los trabajos tienen otras fachadas
Sigo esperando llegar a casa y verte cocinándome
Sigo durmiéndome a la paz de tu pecho abrazada
Coleccionando alcancías para no vivir con alas.
Y sin embargo, ahora, dudo hasta de lo que me dabas
Y sin embargo ahora, que te veo desvariar por un camino
Que yo ya transite mil madrugadas
Te empujas solito al precipicio de la falsa escuadra
Y yo,
Yo sigo resurgiendo, de cada una de tus quebradas.

x Georgina Sinclaire
http://www.georgi-farosolidario.blogspot.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s