Bárbara 2009. Por Anne Fatosme

cementerio 

                           Jean Olivier Hucleux

R.I.P

Bárbara X

1976 – 2006

 

 El siete de abril del 2006, Bárbara, al pisar el acelerador de su deportivo, alcanzó los 180 kilómetros por hora en una fracción de segundo. Al entrar en el túnel de Alfonso XII, sonó el móvil. Sujetó el volante con una mano y con la otra rebusco el portátil en el fondo del bolso. Al mismo tiempo intentó levantar el pie del acelerador. No pudo al quedarse enganchado el tacón del zapato de aguja en una ranura de la alfombrilla. Bárbara, por primera vez en su vida, no supo controlar la situación. El bólido, con el depósito rebosante de gasolina se empotró contra una pared de cemento. Empezó a arder de inmediato. Al llegar los bomberos quedaba un amasijo de hierros retorcidos y humeantes. El túnel olía a parrillada y goma quemada. Después de descuartizar la chapa con sierra eléctrica consiguieron sacar unos trozos de piel carbonizados pegados a un esqueleto. El oro blanco del reloj de muñeca se había fundido, cercando un hueso ennegrecido. Los brillantes refulgaban  bajo la luz de los proyectores. Protegido por una esfera intacta, el mecanismo suizo de última generación seguía marcando el tiempo con puntualidad británica. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s