Elucubraciones veraniegas. Anne Fatosme

 

Fermanville

Atrás queda la lluvia.

Delante, un pie jugueteando en un charco.

Cinco dedos en abanico,

 peana resbaladiza de un cuerpo

 de mujer, fijada en la espera

de una mañana clara.

Los días se  escapan,

hierbas horizontales

 acariciadas  por la velocidad,

de un coche descapotable.

 Bocanadas de aire tamizadas

 a la sombra de un tamarindo,

 luminosas en el hueco de un hombro,

 o negras y estrechas

como  zulo en el país vasco.

 Azul  letal en Marienbad

 o verano gris en Finlandia.

 Cinco instantáneas  superpuestas,

 retocadas con fotoshop.

 Cielo inmenso convergente en un charco,

ojo de pez contaminado por algas microscópicas,

Mediterraneo encogido,

a mis pies.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s