Esperándote.

Esperándote.

I

Si supieras que me arde la decepción

como fiesta de domingo sin vos

Como amnesia de la infancia encadenaste la huida

Pero no dejo de llover en las despedidas

Le pregunta mi deseo al rato libre

Si llegaras cuando den las diez

Y mueran pájaros en el frío de la noche consternada

Cuando el campanario ya no suene por no alertar feligreses

Que ignoren la blasfemia de estar viva y no verte

Que estoy rezando doble o nada a la esperanza

Cuando sigo esperando y no apareces

Y concluyo maldiciendo tu tardanza

a mi ciega desconfianza

Que alimenta mi pasado

Cuando aun no transportaba tu amor

en mis venas, el calor.

II

No llegará al alba

Tu gesto trunco, con sonrisa herida

Que derrapa mil versos, fantasía,

Llueva, sol, risa, o truene.

Frío o calor; distancia ampara.

Que ya no pago alquileres a la envidia

Ni reemplazo mi mar brava por tu abrazo

Perdí el rastro a la apuesta de la mala racha

Aun cargo dos postigos sobre las mejillas

Que parpadean con el soplo de los muertos.

Casi compro con el aire que me falta

Tú presencia en mitad de la madrugada

¿Será qué las plazas no se hicieron para solos?

Que los pares han ocupado hasta los parques.

El campanario marca las tres de la tarde

Tachando una hora muerta al almanaque

Tu sonrisa no aparece borrando la distancia

Exprimo mi melancolía sobre hojas mojadas

Que derrocha tinta espesa, y color roja,

Alimentando la ilusión de que algún día

Bendita espera de la huida,

Aniquile al hambre de mis padres,

Cambiando pesos por arte

Y me duerma al fin

Abrazadita a tu almohada.

III

No alcanzará tu reloj mi aurora

No vendrá a redimir mi alcoba

Con perdones justos sobre hora

¿Quién rendirá la oscuridad bajo sospecha

De dos soles feriados con ausencia?

Que victoriosa esta la nada!

No vendrá, ni Maquiavelo con sombrillas a ocultarme

Del corazón roto con espinas

De la sombra que me plasma Mesalina

Tras el estupor de buscarte por mi vida

No cambiará la historia con pases a bares Mi sabina,

Ni un arcángel bendecirá mi olvido,

Porque cuando la hipocresía

Que me miente

Estalle en su vientre cantando verdades

Cuando la soledad contemple con sedantes

Y el odio, taciturno, se encargue de ensuciarte

El amor llevará oscars a los altares

O dará jirones por los cementerios tratando de enterrar tu nombre,

Cuando busco a conciencia arruinarte

Porque tan puto es el enfisema de soñarte

Cuando no soy tan bendita al amarte

Yo que me desnudo a diario por besarte

Sorteare agitada las imágenes

Dilapidando los crisoles que en mis venas cargan aire

Vacilando perdida entre el insomnio de cada día

por festejar sin turrón las navidades

Deambúlante en noches perdidas, como antes,

Mucho antes de encontrarte.

x Georgina SinClaire.

http://www.georgi-farosolidario.blogspot.com

como fenx en llamas, con alas rotas, con dientes que arañan y uñas que cortan


Nunca te pedí, seda, ni oro
Menos manos con plomo,
Nunca te pedí la luna, ni su luz en las ventanas
Nunca te pedí, ni las escaleras que solas te llevaban
Ni cárceles adornadas de electrodomésticos,
ni anillos, ni títulos en libretas firmadas,
yo busco despertarme un par de veces en tus mañanas
pero nunca doy con las llaves de tu alma.
Nunca es mía, ni tu sonrisa, ni tus ganas,
ni tus musas,
ni las melodías que desprende tu guitarra.
Me sigo enredando y afianzando en tus palabras
Pero sos vos el que no se encontraba en mi mirada
Y soy yo la que tiene la certeza de ser amada
Tu cabeza, juega malas pasadas.
Y tengo escalofríos,
tengo magias,
tengo entuertos,
tengo del árbol de la sabiduría
la sabia, y la respuesta para la esfinge dorada.
los días me dan guerra y las noches no dan tregua,
irrefrenable el camino de la orbita circundante,
Siempre estuve en tu piel enraizada,
Y siempre te escribí poesías,
como si de tu presencia no supiera nada.
y a veces pierdo la esperanza de amarte
y a veces te gano una batalla que nunca sirve de nada.
nunca es mío, ni tu ronroneo, ni tu atajo,
ni tu corazón, ni tu regazo,
tengo la armadura oxidada
pero intacta,
tengo el cáliz santo, tengo la espada sacra,
ya baje a cinco infiernos
pero me falta la leyenda alada.
y a veces pierdo el camino de tus sabanas
y a veces encuentro la frase perfecta q solo obtiene un “gracias”,
nunca es mía tu mirada enamorada,
ni tu deseos, ni tus palabras,
yo soy rica en casi todo, menos en finanzas,
pero me falta tu carita pidiéndome lo contrario de la rabia
Y de tanto saltar de duelo en duelo
Me fui arrancando tu perfil de lana
Me apuntaste a los ojos, y te dispare al alma
tengo fuerzas extraordinarias,
tengo bien de amores,
tengo juegos, y sabores,
tengo olvido y desapego en dosis sobradas,
y a veces pierdo la razón de no esperarte,
y a veces encuentro la manera de ya nunca mas soñarte
Se de tu entuerto, de tu angustia comiéndote el pecho
Se de tus rodillas cansadas de dar contra el cemento
Se de tu hueco en el aire que no exhalan tus puedos
Se que te vienen fuerzas, que te nacen del odio
Y por eso, te daba la espalda
No siempre se puede ser madre, y amada.
Y se que no siempre fue mi imagen la que se acomodo en tu almohada
mientras…
los días me dan guerra y las noches no dan tregua,
irrefrenable el camino de la orbita circundante
sigo invirtiendo pasos en blancas paginas saladas
Sigo soñando el semblante de tu estocada
Sigo esperando salir de la rutina y ver tu cara
Pero las puertas de los trabajos tienen otras fachadas
Sigo esperando llegar a casa y verte cocinándome
Sigo durmiéndome a la paz de tu pecho abrazada
Coleccionando alcancías para no vivir con alas.
Y sin embargo, ahora, dudo hasta de lo que me dabas
Y sin embargo ahora, que te veo desvariar por un camino
Que yo ya transite mil madrugadas
Te empujas solito al precipicio de la falsa escuadra
Y yo,
Yo sigo resurgiendo, de cada una de tus quebradas.

x Georgina Sinclaire
http://www.georgi-farosolidario.blogspot.com

Como me duele América latina

Como duele América latina

En las venas

En la voz

Duele en mis ansias de un mundo mejor

Duele en lo irremediable

En la cojera tiesa contra el lodo

En las tormentas de los pueblos sin Dios

Manos quebradas

Detrás del monte el sol

Trabajo destino

Hambre dolor

Niños heridos de pobreza

Fronteras sin razón

Pobre mi América latina

Se acongoja y sin perdón

De un mundo que la mira con desprecio

Aunque le mastiquen el talón

Sigue erguida con bastón

De algunos pocos que la hicieron

Del amor,

de la revolución

allí viven los invencibles nominales

en la fuerzas de estas tierras

que algún día surgirán

tras las manos campesinas

aborigen repartiendo

como madre leche y pan

machacados por la ira insaciable

de cada gran señor

conserva intacta la dignidad

la bondad

el honor

yo no hablo de ciudades

donde camina lo puesto con las vanidades

yo hablo del marrón árido cordillerano

del verde

del rojo sangre del quebracho

de los blancos que calman la sed del sur

yo hablo de mi América latina

no de las ciudades, colonias del exterior.

x Georgina SinClaire